¿Por qué son menos seguras las furgonetas para conducir?

conducir una furgoneta segura

Las furgonetas son vehículos que se pueden conducir con el mismo permiso que necesitamos para llevar un coche, aunque su conducción es diferente y entraña más riesgos. Son más grandes, suelen viajar con más carga y sus usuarios tienden a conducir la furgoneta como si fuera un turismo. Desde nuestras gasolineras 24 horas te explicamos por qué debes tener más cuidado al conducir una furgoneta.

Estos vehículos pueden alcanzar una masa de 3.500 kg, están preparados para el transporte de mercancías, y tienes unas dimensiones más grandes que las de los coches normales, lo cual les hace tener más dificultades para realizar diversas maniobras. Todos estos elementos, combinados con el uso profesional que normalmente se da a las furgonetas, hacen que  estos vehículos sufran más incidencias en ruta.

 

Las furgonetas y los coches no se conducen igual

Las furgonetas son cada vez más parecidas a los coches, tanto en su aspecto como en las prestaciones del vehículo. Sin embargo, no debemos olvidar que, a pesar de estas apariencias, las furgonetas no se conducen igual que los coches.

De hecho, uno de los errores más comunes de quienes se ponen al volante de las furgonetas es pensar que pueden maniobrar de la misma forma que un coche. Y eso no es así. Los furgones y furgonetas tienen sus ventajas, pero a la hora de conducir no pueden realizar las mismas maniobras que los coches. Estos son los principales puntos a tener en cuenta:

 

Son vehículos más inestables que los coches

Las furgonetas tienen una mayor altura y su centro de gravedad es también más elevado. Esto tiene una consecuencia inmediata que debemos tener presente al conducir: son más inestables y les afectan más los vientos laterales. Hay que tener precaución para no volcar el vehículo.

 

Son vehículos de carga

Las furgonetas se usan principalmente para el transporte de paquetes y mercancías. Hay que sujetar la carga y distribuirla uniformemente, colocando los objetos de mayor peso sobre la plataforma interior, entre los dos ejes. De lo contrario, pueden caer y el peso puede afectar a la conducción.

 

Las furgonetas no son para correr

La velocidad de las furgonetas está limitada en autovías y autopistas a 90 km/h. Es muy importante respetar los límites de velocidad, porque ir demasiado deprisa al tomar una curva, por ejemplo, puede provocar fácilmente un accidente por salida de vía o vuelco.

 

Son vehículos muy grandes, que exigen más precaución

Las características de las furgonetas hace que sea más difícil ver lo que tienen alrededor al maniobrar. Además, requieren de más tiempo y espacio para reaccionar. Por ejemplo, muchas furgonetas carecen de retrovisor interior, lo que dificulta la maniobra de marcha atrás y quedan ocultos los ángulos muertos.

Categoria: