Consejos para proteger la pintura del coche

Desde nuestras gasolineras 24 horas te damos unos consejos para cuidar la pintura del coche

Para que tu coche luzca con el mejor aspecto, es importante dedicar un poco de atención a la pintura de tu vehículo. Los nuevos modelos suelen venir de serie con pinturas bastante resistentes, aunque eso no quita que tengamos que dedicarle cierta atención. Desde nuestras gasolineras 24 horas te damos algunas recomendaciones que pueden ayudarte a proteger la pintura de tu coche.

El buen mantenimiento de la pintura del coche depende de diversos factores. Aunque pueda parecer que la piel de nuestro vehículo no necesita ningún cuidado, lo cierto es que el uso cotidiano y la climatología acaban deteriorando poco a poco la pintura de nuestro coche. Conseguir que su color luzca igual que el primer día, puede ser cuestión de llevar a cabo una serie de recomendaciones que te hacemos llegar desde nuestras gasolineras 24 horas.

 

El coche estará mejor protegido en un garaje

Siempre que sea posible, estacionar el coche en un garaje nos da mayores garantías de que no sufrirá daños por la acción de fenómenos atmosféricos o de actos vandálicos. No obstante, si guardas el coche en un garaje o aparcas en un parking público es importante que nuestro vehículo no quede expuesto a los roces de otros coches.

 

Lavar el coche una vez al mes

Un coche limpio es toda una garantía para mantener la pintura del vehículo. El lavado elimina las sustancias que pueden llegar a dañar la capa de pintura, como los restos de insectos, excrementos de aves, aceites o la sal que queda en las carreteras en invierno.  Además, es conveniente hacerlo sin prisas y con cuidado, para no dañar la carrocería.

Una opción para mantener limpio el coche puede ser el uso del autolavado o de los lavados a presión. En estos casos, procura utilizar sistemas de autolavado de confianza, como los de nuestras gasolineras 24 horas, para evitar dañar la pintura del coche. Asimismo, en los lavados a presión respeta las indicaciones de la máquina y no acerques demasiado la manguera al coche, porque podrías acabar dañando la pintura.  

 

No aparques en cualquier sitio: cuídate del sol y de los árboles

El sol prolongado acaba deteriorando la pintura del vehículo, sobre todo los coches de colores vivos. Los rayos solares afectan al brillo de la pintura y ‘apagan’ el color del coche, razón por la que conviene aparcar siempre a cubierto y evitar largas exposiciones al sol.

Los árboles pueden parecer una buena alternativa, aunque en realidad no lo son. Insectos y aves se concentran en torno a los árboles y arbustos, con toda la suciedad que éstos pueden dejar sobre la carrocería. Además, muchas especies desprenden pólenes y resinas que si caen en el vehículo, pueden pegarse y deteriorar la pintura.

 

Un mantenimiento adecuado mantiene nuestro coche como nuevo

Además de estas recomendaciones, es conveniente que tengamos la precaución de proporcionar ciertos cuidados a la piel del vehículo para que se mantenga como el primer día. Los expertos recomiendan encerar el coche una o dos veces al año, y darle un pulido a la pintura cada dos o tres años, para eliminar los pequeños daños que se pudieran haber producido.

Si a pesar de todas las precauciones, sufrimos la temida rozadura, se nos raya la carrocería por algún sitio o se desprende parte de la pintura, lo recomendable es repararla cuando detectemos los daños para que no vayan a más.

 
Categoria: