Cómo controlar la presión de los neumáticos del coche

controlar la presión de los neumáticos del coche

Las ruedas son elementos esenciales para la seguridad del vehículo y controlar la presión de los neumáticos del coche puede ayudarte a mejorar la conducción y ahorrar en combustible. Lo cierto es que medir la presión de las ruedas no es difícil y son muchas las ventajas que proporciona. Por eso, desde nuestras gasolineras 24 horas te contamos qué tienes que hacer para controlar la presión de los neumáticos del coche.

Que los neumáticos tengan la presión adecuada es importante, aunque también lo es que las ruedas se mantengan en buen estado, sin grietas ni golpes que aumenten el riesgo de un reventón. Además, es fundamental que el dibujo del neumático tenga la profundidad necesaria para garantizar un buen agarre, tanto en situaciones de seco como en mojado.

En este sentido, conviene recordar que la profundidad mínima legal del dibujo de la banda de rodadura es de 1,6 mm. Si no llega a esta medida, es peligroso circular porque el riesgo de perder el control del coche y sufrir un accidente es elevado.

 

Medir la presión de los neumáticos paso por paso

A la hora de controlar la presión, lo primero que debemos averiguar es qué presión deben llevar nuestras ruedas. Cada vehículo y cada tipo de neumático tienen unas características propias, y para obtener la mejor respuesta al volante debemos asegurarnos de cuál es la presión que recomienda fabricante del coche.

Para consultarla, podemos encontrar esta información en:

  • El interior de la puerta de acceso al depósito de combustible
  • En el marco de la puerta del conductor
  • O en el manual del vehículo, donde es seguro que la encontraremos.

Sabiendo qué presión necesitan nuestras ruedas, llega el momento de realizar la comprobación.

 

Antes de medir la presión de los neumáticos

Aunque no lo notemos, los neumáticos tienden a desinflarse un poco (0,07 kg/cm2 al mes) de forma natural. Además, la climatología y el uso del coche también afectan a la presión de las ruedas. Por eso es importante revisarlas, al menos, una vez al mes.

Además, una de las precauciones que debemos tener al controlar la presión es mantener los neumáticos fríos durante todo el proceso. En nuestras gasolineras 24 horas puedes hacer esta comprobación, pero tendrás que cuidarte de no circular más 5 kilómetros antes de realizarla, para no calentar demasiado las ruedas. De lo contrario, los neumáticos estarán calientes y habrá que añadir 0,3 bares a la presión indicada por el fabricante.

 

Prepara el coche antes de inflar las ruedas

Cuando vamos a controlar la presión del neumático, debemos procurar situar el coche lo suficientemente cerca de la bomba. La manguera de la bomba debe llegar a las cuatro ruedas del vehículo, para que la maniobra sea lo más cómoda posible.

Además, hay que tener cuidado con los tapones de la válvula del coche. Es relativamente frecuente perderlos en esta maniobra, por eso conviene guardarlos en el bolsillo para poder echar manos de ellos cuando finalicemos la medición.

 

Controla y rellena los neumáticos

Con el manómetro de la estación de servicio puedes comprobar la presión de los neumáticos. Para ello, acercamos la boquilla de la bomba y presionamos la punta de la boquilla en la válvula. Notaremos cómo pasa el aire y el manómetro toma la presión de la rueda.

Al llenar la rueda, puede que escuchemos una especie de chisteo, que se produce cuando la boquilla no está bien encajada en la válvula. En ese caso, intentaremos ajustarla lo mejor posible, mientras hinchamos de aire el neumático en la presión adecuada.

Al finalizar, desconectamos la boquilla y cerramos la válvula, para empezar la misma operación con la siguiente rueda. Si hemos hinchado las ruedas en caliente, conviene medir la presión con los neumáticos en frío, para asegurarnos de que están bien.   

Categoria: