7 consejos para conducir un coche híbrido

Consejos para conducir un coche híbrido

Ahorrar en combustible con un coche híbrido suena muy bien, pero a la hora de la verdad los conductores deben tener en cuenta que conducir estos vehículos no es exactamente igual que pilotar un coche diésel o gasolina. Para sacar el mayor provecho a estos coches debemos adaptar nuestro estilo de conducción a las características del motor eléctrico y desde nuestras gasolineras 24 horas te ofrecemos estos 7 consejos que pueden hacer más eficiente y segura la conducción de un coche híbrido.

Al conducir un coche híbrido es importante tener en cuenta las características del funcionamiento de estos vehículos. Los coches híbridos funcionan con un motor de gasolina o diésel que se combina con una batería y un propulsor eléctrico. En función de los requerimientos de la vía, el sistema se autogestiona alternando los dos motores, que aprovecha las sinergias de ambos sistemas. La batería hace funcionar el motor eléctrico y el motor de explosión actúa como impulsor del coche y para recargar la batería.

Además, estos coches incorporan diversos sistemas que permiten recuperar energía para la pila del vehículo al frenar o en una retención. Por eso estos vehículos resultan más eficientes, ya que toda la energía calorífica que produce el coche se almacena en la batería, de forma que se reduce el consumo de combustible. Al conducir, estas peculiaridades hacen que ponerse al volante de un híbrido sea diferente.

 

Conducir un coche híbrido de forma eficaz

Para sacar el máximo rendimiento a un coche híbrido no podemos olvidar las características de su funcionamiento para ajustar nuestro estilo de conducción. A continuación, te damos estos 7 consejos que no sólo te ayudarán a sentirte cómodo al volante de este tipo de coches, sino que  podrás ahorrar en combustible con una conducción más eficiente.

 

Evita las frenadas: anticiparse tiene premio

Los coches híbridos ahorran energía cuando deceleran y por ese motivo conviene realizar una conducción suave en la que prime la anticipación. Nada de frenazos bruscos, en los híbridos hay que decelerar suavemente para que la energía cinética recargue las baterías del coche. Por eso hay que conducir con atención y anticiparse, así no sólo evitarás sorpresas al volante sino que ahorrarás en combustible.

 

Acelera progresivamente

Un coche híbrido no está pensado para acelerar súbitamente. Estamos hablando de un vehículo en el que lo importante es el consumo y su mecánica no está hecha para conducir suavemente. Estos vehículos cuentan con modalidades de conducción que se pueden activar cuando necesitemos potencia para hacer un adelantamiento, pero el modo de conducción normal es mucho más tranquilo y progresivo para facilitar el almacenamiento de energía.

 

Conduce a un ritmo constante

En los automóviles que funcionan con un sistema híbrido la conducción más adecuada es aquella que mantiene un ritmo constante, sin brusquedades. Es la forma más cómoda de conducir estos coches y la que más ahorro de consumo permite.

 

En las cuestas, no cambies la marcha

Cuando nos encontremos frente a una cuesta en nuestro recorrido no es necesario forzar la marcha. Con mantener el pedal pisado en la misma posición o dejar que el control de velocidad mantenga la marcha sin más. Puede que la subida nos consuma más de lo deseado, pero en la bajada podemos recuperar lo perdido, levantando el pie del acelerador y dejando que la gravedad actúe sobre vehículo. El coche híbrido sabrá cómo aprovechar esta inercia.

 

Frenar ahorra combustible

El mecanismo del coche híbrido hace que los frenos recarguen la batería y se aproveche mejor el freno motor. Hay modelos que cuentan con un sistema que sacan todo el partido a las pendientes, al accionar el freno motor en el cambio automático. De ese modo, se recargan las baterías y se ahorra en pastillas de freno.

 

La tecnología te ayuda en los coches híbridos

Los coches híbridos están marcados por la tecnología y son vehículos que cuentan con diversos dispositivos desde los que se monitoriza el funcionamiento de sus dos motores y las baterías, así como el flujo de energía del coche. Puede resultar un poco apabullante al principio, pero las marcas suelen informar a los conductores y apoyarles con aplicaciones que les ayudan a gestionar estas herramientas. Es aconsejable esforzarse por aprender a manejar estos sistemas. Cuando se dominan estos dispositivos, se puede optimizar el ahorro energético.

Categoria: