Cómo ahorrar combustible con un correcto mantenimiento de los neumáticos

Una presión adecuada de los neumáticos puede ayudarte a ahorrar en combustible

Los neumáticos son la parte del coche que nos mantiene sobre la carretera, pero muchas veces no les prestamos la adecuada atención. Eso tiene repercusiones en la seguridad, pero también se nota en el bolsillo. Desde nuestras gasolineras 24 horas te contamos la relación que existe entre el ahorro en combustible del automóvil y el óptimo estado de nuestras ruedas.

Un informe del fabricante de neumáticos Bridgestone afirma que 7 de cada 10 conductores europeos circula con una presión inadecuada en sus neumáticos, provocando un gasto innecesario de combustible y un aumento en las emisiones totales de CO2.

 

Cómo influye la presión del neumático en el consumo de combustible

Este informe revela que un neumático con la presión baja, aumenta la resistencia a la rodadura y puede suponer hasta un 26% de la fuerza total que debe ejercer un vehículo para desplazarse. A más resistencia, el gasto en combustible es mayor.

Si, por el contrario, la presión es demasiado elevada, la resistencia de rodadura queda limitada, haciendo que la superficie del neumático en contacto con la calzada disminuya y, por tanto, que el vehículo tenga un menor agarre y resistencia a la marcha. Esta situación nos puede hacer ahorrar unos euros en combustible, pero hace nuestro coche mucho más peligroso.

 

La presión adecuada ahorra combustible y aporta seguridad

Cuando el coche circula con unos neumáticos con una presión adecuada, todo son ventajas. Es así como el neumático cumple su función de la mejor manera, repartiendo el peso del vehículo por toda su superficie. Así ganamos en seguridad, ya que el agarre es eficiente y el desgaste de las ruedas es menor.

En relación con el consumo de combustible, desde el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) señalan que un neumático con la presión correcta proporciona un ahorro de combustible de hasta un 3%. En este caso, la correcta es la presión indicada por el fabricante.

Y es que, la presión de tus neumáticos es uno de los factores clave para la eficiencia energética de tu vehículo:

• El coche consume menos combustible.

• El neumático se desgasta menos.

• Y aumenta la seguridad, evitando riesgos de estabilidad, reventón o aquaplaning.

 

Para mantener las ruedas en el mejor estado, el IDAE nos propone las siguientes recomendaciones:

• Verifica al menos una vez al mes la presión de los neumáticos y de la rueda de repuesto.

• Hazlo siempre con el neumático en frío. Si está caliente, añade 0,3 bares a la presión recomendada por el fabricante.

• Si tienes dudas, consulta la presión recomendada por el fabricante: suele estar indicada en el manual de usuario del vehículo, en el lateral de la puerta junto al asiento del conductor y en el interior de la trampilla del depósito de carburante.

 
Categoria: